Warning: Parameter 1 to wp_default_scripts() expected to be a reference, value given in /homepages/41/d484792633/htdocs/www/toptubers/wp-includes/plugin.php on line 601

Warning: Parameter 1 to wp_default_styles() expected to be a reference, value given in /homepages/41/d484792633/htdocs/www/toptubers/wp-includes/plugin.php on line 601
En defensa de Elrubius y los youtubers

En defensa de Elrubius y los youtubers

La famosa entrevista de Pedro Simón (uno de los mejores periodistas de este país, y eso me parece incuestionable, al que parece que hay gente en este gremio cainita de la prensa que se la tenía guardada) aElrubius ha puesto a los youtubers en primer plano. Hace tiempo que detecto un comportamiento hacia ellos que me espanta.

Partamos de lo inicial: los youtubers, diría que sin excepción, no me gustan. En algunos casos, me generan un rechazo estético profundo y visceral. Su carencia de lo que yo considero talento me sobrepasa y a veces me escandaliza. Dicho en cristiano: si hay pro y anti youtubers, yo soy de los segundos. Creo que tiene que ver con lo estético y con que soy demasiado viejo para esto.

Ahora bien: esa condescendencia con la que miramos a esta gente me horroriza. Los medios del establishment, o sea este en el que escribo y tantos otros, somos más propensos a venerar a un actor que trabaja de camarero y que acaba de hacer un corto o a un grupo musical que ensaya después del curro (si lo tienen) que a un youtuber que se ha follado a la industria en pleno y gana muchísima pasta, seguidores y reconocimiento desde la más absoluta independencia. Sin ayuda de nadie y sin tener que tragar ningún sapo con las empresas que les pagan, algo que no podemos decir los demás. Nosotros, los medios, a los que nos va tan bien y que somos tan capaces de venderles periódicos y contenidos a la próxima generación, decidimos mirarlos con paternalismo y superioridad. Muy bien.

La industria audiovisual, especialmente la tele, decidió que los chavales no eran un público interesante y los abandonó. Y allá llegaron los youtubers, con mucha actitud, que es lo fundamental, y cubrieron su hueco. Asilvestrados y sin una formación clásica, pero rompiendo. Es decir: hicieron lo del punk, o lo de La Movida, ese movimiento cultural en el que casi nadie sabía tocar un instrumento pero aprovechó un vacío. La diferencia es que los youtubers tienen una legión de seguidores y son una industria potente y verificable y La Movida eran cuatro calles que nos hemos encargado de mitificar.

No hay datos oficiales sobre cuántos son y cuánto generan los principales youtubers. Una pista: En 2013, el primer año completo en el que funcionó su empresa, la compañía que ha creado el youtuber Willyrex para gestionar su propio trabajo facturó 687.000 euros. En torno a esas cifras se debe mover el top 5 de losyoutubers españoles. Elrubius, que es un fenómeno en todo el mundo hispano, posiblemente mucho más. Y además, insisto, sin tener que tragar demasiado, haciendo lo que quieren y como quieren. Dicen (y esto quizá es leyenda, pero el tipo es tan grande que ya tiene leyenda) que una vez Elrubius pidió 150.000 euros por un vídeo promocional a una marca. La empresa dijo que no, pero, si esta historia es verdad, olé la polla de este chaval. Lo dice en su vídeo: “No voy a conceder ni una entrevista más. Total, ¿para qué?”. Pues eso: no necesitan a los medios. Si alguien necesita a alguien, son los medios a los youtubers, y no al revés. Y aun así, les miramos por encima del hombro.

No me gusta lo que hacen, pero sí como lo hacen. Les envidio. Pero, sobre todo, ya que los demás no somos capaces de venderle nada a esta nueva generación, qué menos que escuchar lo que tienen que decir. Qué menos que aprender de cómo hacen las cosas, qué resortes utilizan para llegar a la gente que llegan. Nunca sabremos hacer lo suyo, y quizá no queramos ni debamos. Los youtubers en su sitio y el resto de la industria en el suyo. Quienes se han interesado en el fenómeno han hecho lo clásico: coger youtubers, sacarlos de su entorno y meterlos en la tele. Creo que no va así, porque son negocios distintos. Pero no nos engañemos: tenemos más que aprender de los youtubers que ellos de nosotros. Ellos saben cómo hablar a la gente a la que nosotros no sabemos hablar, a la generación que enterrará a medios como este que me paga por escribirles. Así que menos paternalismos y más escucharles.

PD: Si no se nos ocurriría nunca preguntarle a un actor o a un escritor cuánto dinero gana, ¿por qué a un youtuber no hay una sola entrevista en la que no se le haga esa pregunta?

PD: elmundo.es

También te puede interesar...